domingo, 15 de junio de 2014

La Era Eduardiana y la moda masculina

Y de los principios del siglo XIX, saltamos al final.
La época eduardiana o era eduardiana en el Reino Unido es el período que cubre el reinado de Eduardo VII, y se extiende desde 1901 a 1910.

Rey Eduardo VII- Luke Fildes (1902)
El fallecimiento de la reina Victoria en enero de 1901 y la sucesión de su hijo Eduardo, marcaron el inicio de un nuevo siglo y el final de la época victoriana. Aunque Victoria había rechazado a la sociedad, Eduardo era el líder de una elite a la moda que estableció un estilo influenciado por el arte y la moda de Europa continental, posiblemente debido a la afición de viajar del rey. La era estuvo marcada por cambios significantes en la política a medida que sectores de la sociedad que habían sido ampliamente excluidos del ejercicio del poder en el pasado como los obreros plebeyos y las mujeres, se volvieron cada vez más politizados.

Frecuentemente el período se extiende más allá de la muerte de Eduardo en 1910, y llega a incluir el año del hundimiento del RMS Titanic en 1912, el inicio de la Primera Guerra Mundial en 1914, e inclusive el final de la guerra en 1918. La guerra selló el final del período a medida que el estilo de vida eduardiana, con su inherente desbalance de riqueza y poder, se volvieron altamente anacrónicos a la vista de una población sufriente que se enfrentaba a la guerra, y la era fue expuesta a los nuevos medios de comunicación que despreciaron las injusticias de la división de clases.
Socialmente, la era eduardiana fue una etapa durante la cual el sistema británico de clases se flexibiliza, creando un ambiente de mayor movilidad social que en el pasado.
En cuanto a la moda en general y el vestir masculino en particular, estas circunstancias, contribuyeron también a que el atuendo formal de estrictas normas de antes de la guerra se suavizara y flexibilizara. La ropa de producción masiva, ya ‘probada’ con los uniformes militares, sería cada vez más aceptada.
Donde primero se aprecia esta ‘flexibilidad’ es en la aceptación del ‘smoking’ o ‘dinner-jacket’ como opción alternativa para el conjunto de vestir.


                        Smoking jackets

Las clases altas adoptaron actividades de ocio como el deporte, causando un acelerado desarrollo de la moda, que fue generado por la alta demanda de ropa más flexible. 
Ropa deportiva masculina
Norfolk jackets
El origen y auge en el uso del automóvil cambió el enfoque de la vida social, propiciando que se aumentara la sociabilidad en el ámbito íntimo a los lugares más públicos de entretenimiento. A pesar de estos cambios, los códigos de vestimenta en general mantuvieron la severidad victoriana gracias a que el rey era amante del refinamiento en las modas, algo que la aristocracia inglesa supo aceptar.
Fracs para eventos de gala

Al comienzo del reinado la etiqueta aún limitaba el uso del ‘smoking’ o ‘tuxedo’ a las actividades nocturnas desarrolladas dentro de la casa, en los clubs masculinos o despedidas de soltero. Con el paso del tiempo, y ya abandonando esta era, se sumarían a estas ocasiones para su uso las cenas informales en casa o restaurantes, asistir al teatro siempre que no estuviera invitado a la fiesta posterior y no dispusiera de asiento en los palcos.
Fracs y smokings

Con la creciente popularidad del uso del ‘smoking’ se identificaron con mayor claridad sus complementos y accesorios. Una vez concluida la Primera Guerra Mundial, los códigos de vestir del smoking se quedan establecidos llegando hasta hoy.