viernes, 4 de agosto de 2017

La Divisa Punzó

De acuerdo a lo programado por los miembros de la Sociedad Victoriana Augusta este año recrearemos el romanticismo y su moda. Una de las opciones es reunirnos con grupos de recreación militar y participar de la recreación de una batalla, para luego dar paso a las actividades sociales que siempre nos reúnen. 


Estos grupos de recreacionistas militares representan periódicamente las batallas entre federales y unitarios, bandos que representaban las ideologías que se disputaban el poder en nuestra nación por esos años. 

Museo Beccar Varela Quinta Los Ombúes 29 de Julio 2017: 
Recreación Histórica Unitarios y Federales evocando el Combate de Sauce Grande. 
Tercio de Cantabros Montañeses de Buenos Ayres (ACICURHA), 
junto a miembros de las agrupaciones "Húsares de Quilmes", 
"Corsarios del Plata" y "Escuadrón de Caballería Histórica".

La Argentina surgió como estado independiente de hecho el 25 de mayo de 1810 con el nombre de Provincias Unidas del Río de la Plata.



A partir de principios de 1814 se formó un inorgánico Partido Federal, que —al año siguiente— intentó organizarse con el nombre de Unión de los Pueblos Libres a través del Congreso de Oriente: una parte de las Provincias Unidas adoptó la forma federal de gobierno, enfrentado al unitarismo del gobierno central, iniciándose las guerras civiles argentinas.


En 1816, el gobierno central y las provincias declararon oficialmente la independencia en el Congreso de Tucumán.

En 1820, tras la disolución del Congreso Nacional y del gobierno central, cada provincia pasó a gobernarse por sí misma, hasta 1824, con la reunión de un nuevo Congreso Nacional. Luego se iniciaría el proceso de formación de un nuevo gobierno central, dirigido por el presidente Bernardino Rivadavia, pero las negociaciones de éste con el Imperio de Brasil y su apoyo al unitarismo en la renacida guerra civil causó un descontento generalizado tanto en la capital como en las provincias interiores, que resultó en una nueva disolución del gobierno central y el Congreso. Durante varios años tuvo lugar una nueva guerra civil, tras la cual el Partido Federal logró controlar todos los gobiernos provinciales.

Bandera de la Confederación Argentina (1831-1861)
De la bandera de la Independencia se reemplazaron las dos franjas celestes 
-color usado por los unitarios- por azul pizarra, 
el sol dorado por uno rojo, y se agrega en cada ángulo un gorro federal.


Entre 1835 y 1852 el conjunto de catorce provincias argentinas utilizaron la denominación Confederación Argentina para sus relaciones internacionales, reconociéndose como parte de un estado, pero sin instituciones políticas ni legales en común. El uso de este nombre se generalizó a partir del inicio del segundo mandato de Juan Manuel de Rosas como gobernador de la Provincia de Buenos Aires, reuniendo por voluntad de las demás provincias el cargo de encargado de las relaciones exteriores y la guerra de la Confederación.


Mapa de la Confederación y algunos países limítrofes hacia el año 1846.

Durante todo el período se vivió de hecho una guerra civil dentro de las fronteras de la actual Argentina, generada por los exiliados políticos del Partido Unitario desde el Uruguay, Chile y Bolivia, en lucha casi permanente para recobrar el poder.

Batalla de Caseros – 3 de Febrero de 1852

Como consecuencia de la derrota de Rosas en la Batalla de Caseros, ocurrida en 1852, se inició un proceso de institucionalización del país, que conservó el nombre de Confederación Argentina: se sancionó la Constitución Argentina de 1853 y se formó un gobierno y un Poder Ejecutivo, estableciéndose un régimen federal de gobierno, aunque Buenos Aires se negó a participar debido a que su élite comercial no aceptaba el gobierno nacional en manos de un líder federal del interior, ni una Constitución que obligara a repartir con las provincias los recursos aduaneros, que hasta entonces detentaba solamente la ciudad de Buenos Aires.

En 1861, tras los gobiernos federales de Urquiza, Derqui y Pedernera, Se reincorpora la provincia de Buenos Aires, y la confederación argentina se disuelve cambiando su nombre a “Nación Argentina”, marcando el fin del federalismo y dando paso a un período dominado por los líderes unitarios y porteñistas, encabezado por el presidente Mitre.

Algo extenso el resumen histórico del período, pero sirva de introducción para hablar de esta época y como se vio reflejado en la sociedad y la moda.
La confederación bajo el régimen Rosista establece un uniforme punzó para generar espíritu de cuerpo y promover un sentimiento de pertenencia entre todos los patriotas federales, tanto soldados como civiles, exaltando el poder de Rosas, relegando a los unitarios y modelando una “familia federal”.
"Tertulia Porteña" (Pellegrini-1831)
"Señoras por la Mañana" (Moulin-1833). "Señora en Traje de Invierno" (Onslow-1830)
"Payada en una pulpería" (Morel- 1840)

Al respecto, dice Regina Root, en el libro “Vestir la Nación”(Edhasa, 2014):

“Bajo el régimen de Rosas los ciudadanos respetuosos de la ley llevaban divisas y chalecos punzó. Se evitaba el azul cielo, el color de la independencia y símbolo reconocido de la adhesión al unitarismo. Las mujeres incorporaban matices rojo y rosa a su vestuario: desde cintas para el pelo hasta rosas bordadas que adornaban los vestidos elegantes. Con la expectativa de evitar la vergüenza y el arresto, muchos unitarios dejaron de usar el celeste por completo y se volcaron aparentemente al verde, el color de la esperanza. Sin embargo, también este color se tornó peligrosamente sospechoso, y los soldados de la Confederación llegaban incluso a destruir los objetos verdes en las casas de los unitarios.”

"Soldado de Rosas" (Auguste Raymond Quinsac Monvoisin- 1842)

En la obra “El matadero” de Esteban Echeverría (escrito entre 1838-1840, y publicado en 1874) se revela el papel crítico atribuido a la moda en la construcción del consenso luego de la independencia: un grupo de federales, identifican a un joven, debido a su estilo de vestir y montar, como unitario tras haber violado todos los códigos vestimentarios a fin de expresar su disenso (la omisión del uso de la divisa punzó, la banda negra en señal de luto por doña Encarnación Ezcurra, fallecida esposa de Rosas, y el uso la barba en forma de pera o candado recordando la “U” de unitario), el joven no tarda en verse sometido a la fuerza. Por medio de descripciones contrastantes de vestimenta, Echeverría lanza la más fuerte de las acusaciones contra los métodos brutales utilizados por los simpatizantes federales para silenciar a la oposición.


Surge, por entonces, uno de los objetos más emblemáticos de la historia argentina y particularmente de la confederación: la Divisa Punzó. Se trata de un distintivo político, que consiste en una cinta de color rojo que podía contener leyendas alusivas, utilizado por los federales aproximadamente entre los años 1832 y 1850, impuesta por el Caudillo Juan Manuel de Rosas.
Tres Retratos de Juan Manuel de Rosas

El color rojo punzó es la deformación de "rouge ponceau" (es decir: rojo amapola silvestre), un matiz de rojo fuerte, intenso, vivo, utilizado en Francia en la moda de las primeras décadas del siglo XIX. Entre los partidarios del Partido Federal el color rojo punzó era un signo de lo popular ya que en las Provincias Unidas del Río de la Plata y luego en su continuidad jurídica : el Estado denominado Confederación Argentina era bastante fácil de obtener a partir de la sangre de los abundantes ganados (especialmente vacunos).
Divisas punzó


Su primer uso masivo data del año 1831, cuando fue utilizada en el desfile militar del 17 de marzo por todo el ejército federal. Entre la población civil, su uso se impuso a partir del Tedeum en la Catedral de Buenos Aires el 27 de enero de 1832. 
Retrato de Martín Iraola Esnaola y su nieto (Fernando Garcia del Molino- 1840)
Retrato de joven caballero (Fernando Garcia del Molino- c. 1840)
Juan Moreno (Fernando García del Molino-1848)

Su uso fue convertido por Rosas en obligatorio para no ser considerado traidor (unitarios). El autoritarismo de "El Restaurador de las Leyes" (Rosas) llegó hasta tal punto que la Divisa Punzó era obligatoria hasta en la vestimenta en el campo educativo y en el eclesiástico. 

Decreto sobre el uso del "cintillo federal"

Art. 1° A los 30 días de la publicación de este decreto todos los empleados civiles y militares, incluso los jefes, los oficiales de milicia, los seculares y eclesiásticos que por cualquier titulo gocen de sueldo, pensión o asignación del distintivo de color punzó, colocado visiblemente en el lado izquierdo del pecho.

Art. 2° El mismo distintivo usarán los profesores de derecho con estudio abierto, los de medicina y cirugía que estuvieren admitidos y recibidos, los practicantes y cursantes de las predichas facultades, los procuradores de números, los corredores de comercio, y en suma todos los que, aún cuando no reciban sueldo del estado se consideren como empleados públicos, bien por la naturaleza de su ejercicio o profesión, bien por haber obtenido nombramiento del gobierno.

Art. 3° Los empleados militares incluso los jefes y oficiales de milicia; las fuerzas de línea; en suma las que componen el ejército de la provincia y las de milicia en servicio, llevarán en la divisa la inscripción Federación o Muerte. Los demás comprendidos en los artículos anteriores usarán de la inscripción Federación.

Art. 4° Los que contravinieren a lo dispuesto, si fuesen empleados serán suspensos inmediatamente de sus empleos por sus respectivos jefes o magistrados de quienes dependan, que cuidarán de hacerlo indefectiblemente bajo la más estrecha responsabilidad, dando cuenta al Gobierno por el ministerio que corresponda para la resolución más conforme.

Art. 5° Con respecto a los que no fuesen empleados el jefe de policía velará sobre el cumplimiento de este decreto y dará al Gobierno los avisos necesarios.

Art. 6° Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Oficial".

Cualquiera que omitía el uso de la divisa punzó era visto como traidor y acosado por la Sociedad Popular Restauradora, organización política fundada por la esposa de Rosas, Encarnación Ezcurra.
"Retrato de Encarnación Ezcurra" (Fernando García del Molino y Carlos Morel- c.1835)

A la persecución y la delación llevada a cabo por los miembros de la Sociedad Restauradora que informaban a través de espías quiénes eran las personas que se negaban a usar la divisa punzó, a quienes se tildaba de salvajes unitarios, se sumó los actos de terror ejecutados por la Mazorca —organización parapolicial ligada a la sociedad rosista— que se dedicó a atacar, torturar y asesinar al acusado de ser unitario.
"Mazorquero" (Juan Manuel Blanes, 1871)-
 "La Mazorca" (Poema en verso de Eduardo Gutierrez, poeta gauchesco y costumbrista, 1886)

La importancia de la divisa punzó fue tal que dio color a una postura política. Los federales fueron a partir de entonces reconocidos por el uso del color rojo, así como los unitarios por el uso del color celeste.

Así, el rojo pasó a ser parte del color oficial y se usó en las calles, casas, en las paredes, en las cortinas, en las vestimentas de personas —los varones, además de la divisa punzó usaban el "chaleco federal"—, en los vestidos y “peinetónes” de las damas, los moños de las niñas, en los abanicos y hasta en los carros fúnebres. 
Numerosos retratos de Carlos Pellegrini también muestran a las principales damas de la ciudad luciendo sus caros peinetones.
"Señora Porteña" (César Hipólito Bacle- 1830)
Retratos del artista Carlos Pellegrini: "Doña Lucia Carranza de RodrÍguez Orey"(1831)-
"Agustina Ortiz de Rozas junto a su Lucio Victorio"-
"Micaela Camuso de Maldonado"(1828)- "Rosario Suarez de Martínez"(1831)

El “Peinetón” hace referencia al crecimiento exagerado de tamaño que tuvo la peineta española en el Río de la Plata a partir de 1830 y hasta 1838, aproximadamente. En ningún otro lugar de América o de España se evidenció este desarrollo y se puede afirmar que la moda de los peinetones fue una clara originalidad en el vestir de las rioplatenses durante el período mencionado, que usado para distanciarse visualmente de las costumbres españolas, este peine de carey calado, cincelado y pulido de hasta un metro de ancho y de alto no tardó en aparecer como un icono que afirmaba la presencia de la mujer en público y su adhesión , inicialmente al movimiento independentista y, luego, al régimen rosista, a través de consignas alegóricas a la Federación, motivos florales de rosas, e incluso la efigie del Caudillo Rosas.
La inclusión de referencias políticas en estos accesorios también constituye otro indicio importante del lugar que llegó a ocupar este accesorio de moda y testimonia la extensión de las discusiones al ámbito del cuerpo y de la construcción de la apariencia.
Peinetones

La famosa serie de litografías de César Hipólito Bacle, Extravagancias de 1834, mostraba en clave caricaturesca los inconvenientes, físicos y simbólicos, que ocasionaba el uso del peinetón y el avance de la mujer en la conquista del espacio público. 
"Extravagancias"(César Hipólito Bacle, 1834)

Así es que sin haber definido aún si usaré divisa punzó, por si acaso, me dispuse a realizar algunas. Utilicé cinta de terciopelo roja y tinta para tela para escribir las inscripciones de la Federación.
Atuendo moda Romántica (1820 a 1840) con Divisa punzó 

Por otro lado, durante mi visita al Museo Histórico Provincial de Rosario “Dr. Julio Marc” en el que se exhibe una interesante colección de objetos de la época con la iconografía rosista, pude ver un sombrero de copa en cuyo interior se incluía un retrato de Rosas, y es probable que de conseguir o confeccionar uno de color beige incluya su retrato en el interior, sumado a que aún estoy pensando en cómo realizar un peinetón para Mme. Skoczynska, pero primero debo terminar de convencerla de usarlo.

domingo, 30 de julio de 2017

Atuendo Moda Romántica (de 1820 a 1840)

Si bien el Romanticismo como movimiento intelectual nace a finales del siglo XVIII en Inglaterra y Alemania, durante la primera mitad del siglo XIX se extendió a  Francia, Italia y España. París se consolidaba como el foco de la cultura y la moda, y Francia era el lugar donde orbitaban muchos de los genios que mas admiro de la época como Victor Hugo, Dumas, Chopin, Delacroix, Ingres, George Sand y Musset, Balzac, Stendhal. Y es que quizás sea la literatura de este período la que mas cautivó mi atención desde mi adolescencia gracias a las novelas como Rojo y Negro, Eugenia Grandet y Papá Goriot, Los Miserables o El Conde de Montecristo.
Sirva esto como explicación del porqué opté por alejarme un poco de los modelos ingleses al realizar mi atuendo, y me inspiré en la moda francesa y en las ilustraciones de Costumes Parisiens de la época.

Ya he hablado en otra entrada del blog sobre las características de la moda masculina de esta época, y ahora me avocaré al atuendo que realicé para recrear esta época. 
Dado que aún no se habían industrializado los procesos de producción de los tejidos, pues se trata de los albores de la revolución industrial, las telas usadas para las prendas de uso cotidiano aún eran lisas, sin tramas de tejido o estampados, por lo que opté por colores sólidos y contrastantes para generar un interés en el conjunto. Los motivos gráficos del atuendo decidí bordarlos a mano de acuerdo al uso de entonces.
Puesto que el uso del corsé en los caballeros es evidente en los grabados de moda de la época, es esta la base del atuendo y lo que define la silueta masculina.

Foto del corset que confeccioné - 
Ilstración de moda c.1820 "Costume Parisien", donde se observa la cintura ceñida de la moda masculina - 
Caricatura satírica de la silueta masculina y como se ajustaba la cintura, el cuello y el calzado, c.1830


Caricaturas de la moda masculina satirizando lo ceñido de las prendas y el uso del corset, c.1820


La camisa aún tiene un corte similar al camisón del siglo XVIII, usado también durante la Regencia o Imperio, aunque este período vuelve a mostrar cierta individualidad, excentricidad y adorno a diferencia de su precedente. Aunque mas tímidamente que en el siglo anterior reaparecen los puños con volantes y las pecheras con jabot. Por ello elegí una ligera batista de algodón blanca para realizarla de manera que no abulte demasiado teniendo en cuenta la gran cantidad de tela que lleva, y le realicé volantes en puños y pecho con un detalle de terminación de una puntilla fina. El cuello entretelado y almidonado para que quede rígido, teniendo en cuenta que se usaba elevado hasta la mandíbula, inicialmente lo había hecho mas alto según las ilustraciones de la época, pero me resultaba muy incómodo girar la cabeza, así que lo bajé a unos 10 cm.

Camisa: 1.Modelo- 2.Camisa que confeccioné- 
3.Detalle de sisa- 4.Detalle de cuello- 
5. Detalle de puño- 6. Detalle de volantes en pechera.

Para la realización del pantalón opté por un lienzo de algodón color crudo tanto la vista como el forro, y un modelo de Pliegues o Cosaco, es decir con gran cantidad de pinzas en la cintura y ceñido a los tobillos.

Pantalón: 1. Patrón de Pantalón de Pliegues o cosaco (con pinzas y ceñido a los tobillos)
 por M. Vandael (1836)- El trazado superpone delantero y trasero- 
2 y 3. Modelos de pantalón de pliegues o Cosaco, c.1823 - 
4. Delantero de Pantalón  de Pliegues o cosaco  que confeccioné y bragueta con sistema de cierre de trampa- 
5. Trasero de Pantalón  de Pliegues o cosaco  que confeccioné


Si bien en esta época se podría considerar una transición entre el calzón o breeches y el pantalón moderno, aún convivían los dos tipos de bragueta: la bragueta de prendedura simple central que perdura hasta la actualidad, y el sistema de cierre de trampa, es decir que las perneras configuran una especie de tapa que cubre, a modo de bragueta, la unión de ambas piernas y la pretina. 
Opté por esta, y realicé un bordado de cordón de seda, muy popular en la moda de la época. 

Pantalón- detalle bragueta sistema de cierre trampa: 1. Modelo 
(Pair of men's pantaloon trousers made of machine-knitted cotton and decorated with silk braid,
 made in Great Britain, 1810-1820.)- 
2. Bragueta cerrada- 3. Bragueta abierta- 4.Detalle de bordado en cordón de seda.

Puesto que el chaleco, que era un elemento fantasioso del traje, elegí un tipo de brocado blanco con motivo inspirado en un patrón de Paisley, Cachemira o Búlgaro, a partir de hilos mate y brillantes. Puesto que la chaqueta se usaba entallada y abierta, decidí bordar el frente con cordón de seda azul, perlas y lentejuelas.

Chaleco - 1. modelos de chalecos , Francia, c.1834- 2.Patrón delantero y diseño de bordado- 
3. Chaleco que confeccioné y bordé- 4. Detalle de cuello-
5. Detalle de bordado con cordón de seda azul noche, perlitas y lentejuelas.

La chaqueta, levita de frac o frock coat, que se realizaba en lana, la confeccioné con Gross (tela semipesada compuesta de algodón y polyester, utilizada generalmente para cortinería: no es correcto desde el punto de vista del recracionismo histórico el elegir fibras sintéticas, pero fue una elección forzada por la disponibilidad de telas en el mercado y el costo), a partir de un patrón para Dress-Coat, hacia 1825, extraído del libro "The Cut of men's clothes 1600-1900" de Norah Waugh, y reúne los elementos característicos de la época en cuanto al entalle al torso y doble faldón posterior con las piernas descubiertas adelante, prendedura cruzada falsa con dos hileras de botones (para usarse desabrochado al frente para exhibir el chaleco y pechera de la camisa), las mangas Jamón y bocamanga estrecha que permita que se asome el volante del puño de la camisa, y el cuello grande que se eleva por detrás y solapas puntiagudas.

Chaqueta- 1.Gerometrales de referencia :Men's M-notch and Roll collar Tailcoat , c.1800-1820, "Country Wives"Paterns- 2. Patrón de refernecia "The Cut of men's clothes 1600-1900" de Norah Waugh-
3.Delantero de la levita que confeccioné- 4. Posterior de la levita que confeccioné-
5, 6 y 7. Detalles de la levita

Para completar el atuendo realicé un moño-corbata en Piel de Ángel (Tela de seda de textura similar al raso) de color rosado pálido. También realizado a partir de ilustraciones del libro de Waugh.

Corbata de moño- 1, 2 y 3. Modelo de corbata de moño- 
4. Ilustración del libro "The Cut of men's clothes 1600-1900" de Norah Waugh-
5, 6 y 7. Corbata de moño que confeccioné- 8. Corbata de moño que confeccioné completando el atuendo.

Atuendo completo Moda Romántica, 1820-1840.


Aun faltan algunos detalles por definir como las hebillas de los zapatos y la galera de paño beige, que aun no se si confeccionar o encargar y luego personalizar con detalles de la época. 

Puesto que durante el período que se recrea a través de esta moda en la Historia Nacional coincide con la Confederación Argentina y la lucha entre Federales y Unitarios, es probable que para el evento anual de la Sociedad Victoriana Augusta introduzca en mi atuendo detalles que refieran a este proceso histórico, y que seguramente motivarán otra entrada al blog en breve.

lunes, 24 de abril de 2017

Recreación de la Evolución de la Moda del Siglo XIX

Decidí completar la línea de tiempo de la evolución de la moda del siglo XIX tanto masculina como femenina, para lo que incluí todos mis atuendos y los vestidos que he realizado para Mme. Skoczynska para los distintos eventos en los que hemos participado recreando distintos períodos de la época Victoriana.

Estos son los trajes que he confeccionado para recrear las distintas etapas del Siglo XIX, en una linea de tiempo, haciendo notorios los cambios en la moda de este período.

En las distintas filas se pueden ver: Teniendo en cuenta que mi interés se centra en la recreación de la Época Victoriana Inglesa, en la primera fila se muestra a los monarcas ingleses reinantes asociados a cada período, sus modas y una aproximación a los años que comprenden. En la segunda fila pinturas, fotografías y dibujos que sirvieron de inspiración y modelo a la hora de realizar los trajes, y en la tercera se exhiben fotografías de los trajes utilizados en eventos recracionistas, en correspondencia a la primer fila o linea de tiempo. En esta fila se puede apreciar que aun quedan algunas modas por recrear.

Los cambios en la moda y silueta femenina son notables a lo largo del siglo, desde el corte Imperio o Regencia hasta la moda Eduardiana, pasando por la moda Victoriana caracterizada por los grandes volúmenes de sus faldas mediante enaguas, la crinolina y diferentes modelos de polisón, segun vayan imponiéndose su uso.

Aunque mas discretamente también la moda masculina acusa cambios en formas y tipologías, pero a lo largo del siglo XIX se determinarán las prendas de sastrería que habrán de componer el vestidor masculino hasta la actualidad, variando solo luego en calce y detalles.

Quedan aún algunas prendas para completar la línea de tiempo que espero vayamos completando en un plazo no demasiado largo. Por lo pronto estoy dedicado a realizar el atuendo Romántico, cuyas fotos espero en breve estar compartiendo.

martes, 11 de abril de 2017

Mini Mr. Grantham sigue tras los pasos de Beau Brummell

Un comienzo lluvioso para el otoño en Córdoba, y sumado a que me encuentro con un tobillo fracturado, busqué con que entretenerme en casa.
Realizar mi atuendo de moda Romántica quedó descartado, pues no puedo pisar el pedal de la máquina de coser, así que pensé en algo para hacer que pudiera coser a mano, y que mejor que un proyecto a pequeña escala.
Así es que desempolvé del cajón de los recuerdos victorianos mi Victorian mini me (aquel que les presenté hace ya algún tiempo atrás en el siguiente post: http://traslospasosdebeaubrummell.blogspot.com.ar/2014/11/victorian-mini-me.html),pues a pesar de ser solo un muñeco, Mini Mr. Grantham sigue muy de cerca los pasos de Beau Brummell.


El atuendo de 1840 es la versión miniaturizada del que usé con motivo del almuerzo victoriano con motivo de la Décima Reunión Anual de Sociedad Victoriana  Augusta Argentina en 2015, la levita marrón y el smoking cap resultan ideales para pasar estos días grises en compañía de una pipa, una novela de Dickens y una copa de brandy o taza de té, previendo el frío que llegará mientras avance el otoño hacia el invierno.

El atuendo de 1870 corresponde al victoriano tardío, es una recreación del Chaqué que utilicé en eventos diurnos y paseos en reiteradas oportunidades.

Por último realicé prendas eduardianas deportivas, similares a las que usé ya en dos eventos, tales como un boating blazer y el canotier, y aproveché para hacerle el pequeño bastón similar al mio, con la cabeza de pato. Ya que yo no podría salir de paseo, ¿porque privar al pequeño Mr. Grantham de las prendas para que pueda hacerlo?

martes, 14 de febrero de 2017

Beau Brummell:This Charming Man

El fin de semana aproveché para volver a ver la película Beau Brummell:This Charming Man (2006) de Philippa Lowthorpe, que según recordaba no me había gustado mucho, esta vez dejó una impresión mas agradable.
Screenshot de Beau Brummell:This Charming Man (2006)
James Purefoy como Beau Brummell.

Dejando de lado los aspectos que no me habían gustado como una producción un poco pobre, un guión débil, pocos planos generales que capten la atmósfera Georgiana y un vestuario improlijo que resulta imperdonable en un biopic del Dandy por excelencia, me dispuse a disfrutar de este intento por retratar a Brummell, y su legado a la moda masculina.
 Beau Brummell:This Charming Man (2006) de Philippa Lowthorpe
Portada de la edición en DVD 

Encuadrada en el género drama biográfico, esta película para TV, se centra en los años de auge y decadencia de George "Beau" Brummell, presentado como un ingenioso caballero inglés sin dinero, que mantiene un sofisticado estilo de vida en el barrio londinense de Mayfair junto a su fiel sirviente, el cocinero Robinson. 
Screenshots de Beau Brummell:This Charming Man (2006) 
Enfrentamiento callejero por la moda entre Brummell, Robinson y "Fops" 
(término peyorativo para un hombre estúpido excesivamente preocupado por su apariencia)

Gracias a lograr trabar amistad con el poco popular Príncipe Regente y heredero hannoveriano George, Príncipe de Gales, mantiene a sus acreedores lejos de él, incluso concediéndole créditos sin condiciones, y proclamando el invento de Brummel en lo que a moda refiere: el dandismo.
Tras aconsejar al Príncipe George -caracterizado con los excesos de la época: pelucas y maquillaje, colores extravagantes y prendas sobrecargadas- sobre su traje de boda (que se muestra incorrectamente en la película como un vestido ceremonial) es designado como su consejero sartorial real , ahora dandificado.

Screenshots de Beau Brummell:This Charming Man (2006) 
Izquierda arriba: Hugh Bonneville como el Príncipe Regente, abajo: Brummell asesorando al Príncipe
Derecha: El Príncipe "dandificado" tras Brummell.

Sus hábitos personales, su atención obsesiva a la higiene dental, el afeitado y el baño diario sirve de influencia a los estratos mas altos de la sociedad, que comienzan a imitarlo. El Príncipe y sus amigos comienzan a frecuentar el vestidor de Brummell,para ser testigos del desarrollo de su largo toilette matutino. En la escena se pueden ver detalles de como se vestía un caballero y las prendas que componían su vestidor, además del detalle que se daba al anudado del cravat.
Screenshots de Beau Brummell:This Charming Man (2006) 

Gracias a esta íntima amistad y gozar del favor real, y la influencia de sus amigos ricos miembros del Watier's Club , apodado "The Dandy Club" por Byron, como el Marqués de Worcester, Lord Charles Manners y Richard Meyer (extrañamente en la película se les da esos nombres, pero sus socios en este Club eran Lord Alvanley, Henry Mildmay y Henry Pierrepoint, todos del círculo del Príncipe), comienza a gastar y apostar como si su fortuna fuera tan amplia como la de ellos. Tal desembolso agota rápidamente su capital, dificultando mantener su estilo de vida, aunque su posición prominente en la sociedad todavía le permita flotar una línea de crédito.
Screenshots de Beau Brummell:This Charming Man (2006) 
Izquierda: "The Dandy Club"- Derecha: al centro, Matthew Rhys como Lord Byron

Una escena de las que mas disfruté fue en la que durante una reunión del "The Dandy Club", se compara el atuendo y la postura de un "Fop"(término peyorativo para un hombre estúpido excesivamente preocupado por su apariencia) y un Dandy como epítome de la elegancia masculina.
Screenshots de Beau Brummell:This Charming Man (2006)
Justin Salinger como Richard Meyer

La escena se puede ver en este enlace: 

A medida que crece su fama, la relación con el Príncipe se torna mas tensa, manifestando su desaprobación luego de que Brummell comience a frecuentar a Lord Byron.
Haciendo caso omiso a las advertencias del Príncipe, entabla una intima amistad Lord Byron, caracterizado en esta oportunidad como un ser turbio y vicioso, formando un triangulo amoroso con su amante Julia,  y luego de un episodio en el que insulta públicamente al Príncipe, ya Regente, acaba por perder el favor real, dejándolo proscrito y endeudado. Solicita un préstamo grande a los miembros de su club e incluso roba a su sirviente Robinson, y se dá a la fuga. Tras apostar,  perder y despilfarrar todo regresa a Londres, donde incapaz de pagar el préstamo es expulsado de su club, abandonado por Robinson, y desaparece(sabemos que rumbo a su exilio en Calais, Francia) tras ser perseguido por acreedores y repudiado por la sociedad en plena función teatral, al mejor estilo Marquesa de Merteuil en el final de Relaciones Peligrosas(1988) de Stephen Frears.
Screenshots de Beau Brummell:This Charming Man (2006)

Como en toda película basada en hechos reales, algo de cierto hay en la trama, como la escena de la cena en la que Brummell le falta el respeto al Príncipe , y aunque no se porque motivo se cambian los nombres de los personajes, también se recrea el episodio en el que el Príncipe Regente saluda a Alvanley y Pierrepoint en un evento, omitiendo a saludar a Mildmay y Brummell, provocando el desafortunado comentario: "Alvanley, ¿quién es tu amigo, el gordo?" 
Screenshots de Beau Brummell:This Charming Man (2006)
Escena en la que Brummell pronuncia el desafortunado comentario

Esto significaría el final de la relación entre Brummell y el Príncipe que se había abierto en 1811, cuando se convirtió en Regente y comenzó a abandonar a todos sus viejos amigos Whig. Normalmente, la pérdida del favor real a un favorito significaba la ruina social, pero Brummell se valió tanto de la aprobación y la amistad de otros líderes de los círculos de moda para mantener su estilo de vida por un tiempo mas(como Lord Alvanley, el Duque de Beaufort o el Marques de Worcester, quienes lo patrocinaron durante un tiempo en su exilio).Por fortuna evita escenas de su exilio y muerte, que sabemos son lamentables.

A pesar de resultarme una película sombría desde su estética, ciertas escenas despertaron mi curiosidad y la pregunta de "¿habrá sido así?": Cuestiones de modales y tratos entre un Caballero y el Príncipe Regente durante sus conversaciones dignas de un episodio de "What not to wear", o la curiosa escena de la Toilette con espectadores a modo de tutorial de "How to look like a Dandy".

Es una película recomendable si se ve desde el interés que despierta este singular personaje, su vida y relaciones, dejando entrever algunas de sus máximas de estilo, que aunque saben a poco resulta mucho mas ameno que leer "El tratado de la vida elegante" de Balzac, en la que el autor imagina una entrevista con Brummell, quizás tan ficticia como el guión de esta película.

Datos de la película

Beau Brummell:This Charming Man (2006)
Duración 80 min.
País Gran Bretaña
Director Philippa Lowthorpe
Guión Simon Bent

Reparto
James Purefoy - Beau Brummell
Hugh Bonneville - Prince Regent
Philip Davis - Master Servant Robinson
Matthew Rhys - Lord Byron
Zoe Telford - Julia
Justin Salinger - Meyler
Ian Kelly - Robert Manners
Nick Richards - Snuff Merchant
Nicholas Rowe - Charles Manners
Jonathan Aris - Marquis of Worcester

sábado, 21 de enero de 2017

El Romanticismo y la moda masculina (de 1820 a 1840)

El período que queda por estudiar es la transición ente la Regencia y los albores de la era Victoriana, o de modo mas general entre los últimos años del siglo XVIII y primeras décadas del XIX, al que se denomina Romanticismo.
El Romanticismo es un movimiento cultural originado en Alemania y en el Reino Unido a finales del siglo XVIII como una reacción revolucionaria contra el racionalismo de la Ilustración y el Neoclasicismo, confiriendo prioridad a los sentimientos y rompiendo con la tradición clasicista basada en un conjunto de reglas estereotipadas. La libertad auténtica es su búsqueda constante, por eso su rasgo revolucionario es incuestionable. 
El caminante sobre el mar de nubes (1818), de Caspar David Friedrich.

El origen etimológico de Romántico se halla en el término francés para novela roman, o aludiendo a las lenguas romances -distinguiéndolas de la antigüedad clásica representada por el latín- pero indudablemente nace de expresiones literarias o filosóficas, denominando una nueva forma genérica de pensar y sentir, que se manifestarán de manera distinta y particular en cada país donde se desarrolla, proyectándose también en todas las artes.
Está considerado como el primer movimiento cultural que cubrió el mapa completo de Europa. 
" Poetas Contemporáneos. Una Lectura de Zorilla en el Estudio del Pintor" de Antonio María Esquivel y Suárez de Urbina (1846)
Los lugares donde se reunían los románticos eran muy diversos. Fuera de las redacciones de las revistas románticas, existían determinadas tertulias, como por ejemplo El Parnasillo en Madrid (algunos de los componentes habituales de esta tertulia aparecen en el cuadro), o El Arsenal en París, donde se reunían Alfred de Musset, Alfred de Vigny, Louis Boulanger, Louis Deschamps, Emile y Antoine Sainte-Beuve, etc.


En lo referente a la vestimenta femenina inicialmente se manifestará como una transición entre la moda Imperio o Regencia y el nuevo estilo romántico. Hacia 1830 el estilo hallará su período de apogeo, alcanzando un gran volumen en mangas y faldas mediante varias capas de volados y enaguas bajo el vestido. Y hacia mediados de siglo se irá modificando la silueta del estilo romántico principalmente en el aumento del volumen de la falda y disminución del de las mangas y cuello, así como sombreros y tocados, y paulatinamente cayendo en desuso ante la aparición de la crinolina, que suponía mayor comodidad en el movimiento ante el aumento del volumen de las faldas.


De izquierda a derecha: Fotos.1 y 2. Dos vestidos, hacia 1820, que muestran la influencia de la moda Romántica: 
se baja la altura de la cintura del bodice  y la inspiración medieval del diseño de la manga- 
Fotos.3 y 4.Armazón de falda y mangas boina y vestido Romántico, hacia 1830- 
Fotos.5 y 6.Vestidos moda Romántica de  transición hacia la crinolina, hacia 1840

En este período la moda afecta al traje masculino de manera bastante notable, asociándose aún al traje femenino. En el Romanticismo, la mujer constituía la única verdadera depositaria de la moda y es quizás bajo su influencia que se fueron operando las muy leves modificaciones formales en el guardarropa de su pareja.




La introducción del corsé se manifiesta tanto en el vestido femenino como en el masculino. No se sabe cual fué el alcance del uso del corsé en hombres, pero a la vista de los grabados de moda no cabe duda de que aspiraban a competir con las mujeres en cintura de avispa y que esta aspiración no se agotó cuando menos hasta 1845. 

Otros elementos del vestir masculino que recuerdan a la moda femenina de la época son las hombreras afaroladas (a juego con las mangas boina femeninas), las bocamangas estrechas y prolongadas hasta los nudillos, los cuellos solapas puntiagudos, los sombreros de copa troncocónica (quizás por influencia de la jirafa femenina) y los enormes sobretodos. 

Las Chaquetas, Fracs y Levitas, destacan por el tamaño y volumen de los cuellos, altos por detrás hasta proteger la nuca, y los cuellos de las camisas igualmente elevados que, esta vez por delante, invadían la mandíbula. 

Las chaquetas se lucían abiertas para exhibir el chalecos bordados y de color, único elemento fantasioso del traje. 

Los Pantalones se usarán estrechos o muy estrechos. 

Para explicar las tres hechuras esenciales de los pantalones románticos se acompañan unos patrones debidos al sastre francés Vandael. Los dibujos sintetizan las partes delantera y trasera. Apréciese cómo la línea de espalda se levanta en arco convexo, sistema opuesto al de los pantalones actuales, y sin holgura en el tiro. Este patronaje permitía que el hombre realmente se embutiera dentro de sus pantalones. 
Patrones de pantalones por M. Vandael (1836)- Los dibujos superponen delantero y trasero-
Fig.1. Pantalón llamado ancho u ordinario (mucho mas estrecho que los actuales) 
Fig.2. Pantalón estrecho o colán (entalle extremo, similar a una media)
Fig.3. Pantalón de Pliegues o cosaco (con pinzas y ceñido a los tobillos)

Pantalones : "Ancho u Ordinario" (c.1820) , "Estrecho o Colán"(c.1828) y "de Pliegues o Cosaco"(c.1824).

Los años treinta suponen el ocaso de los grandes sobretodos, capas y capotes, que dejan paso al gabán, al abrigo en sentido moderno que en realidad es una levita algo más grande. De esta década destacamos también los carriques o abrigos con esclavinas. 

Sombrero de copa con forma troncocónica invertida, es decir, más estrecho al final del tubo que en el arranque. 
A variety of English top hat styles from 1830 fashion guide.

Cabello se llevaba preferentemente rizado y tupé elevado sobre la frente; la barba, cuando aparece, hacia 1830, se limita a dibujar la mandíbula de forma sutil; pocos bigotes y muy finos. 
1820. Karl Bryullov. Retrato de N. A Okhotnikov

Después de 1836 se configura un modelo durable de caballero que ya no sufrirá modificaciones importantes hasta el siglo XX. El traje masculino se vuelve tan aburrido que hacia 1850 ha desaparecido de las revistas de moda y sólo puede rastrearse gracias a los tratados de sastrería y los retratos.

Fuentes: 
La moda. Historia del traje en Europa desde los orígenes del cristianismo hasta nuestros días de Max Von Bohen, con un estudio preliminar del Marqués de Lozoya (Ed. Salvat. Barcelona-1928-1944)
Moda- Historia y estilos- Edición a cargo de Caryn Franklin (Ed. Dorling Kindersley- Cosar-2012)
http://www.historiadeltraje.blogspot.com.ar
http://vestuarioescenico.wordpress.com
http://www.maggiemayfashions.com
https://www.wikipedia.org