martes, 16 de julio de 2019

Merienda Eduardiana en Villa Grampa


Aprovechando el fin de semana del aniversario de la Independencia Argentina, además de brindar colaboración con el Museo de Historia del Traje mediante una charla de la que he hablado en otro posteo, decidimos realizar una salida eduardiana al día siguiente para compartir una merienda en Villa Grampa.
Ya sin las presiones y autoexigencias del día anterior durante la charla, nos aprontamos a disfrutar de un paseo dominical el 7 de Julio.
El punto de encuentro fué en la concurrida esquina de Avenida Corrientes y Carlos Pellegrini, donde nos recogería un micro para emprender la excursión a la casona situada en el Barrio de Temperley.

Miembros de la Sociedad Victoriana Augusta Argentina durante la visita a Villa Grampa


Villa Grampa, arquitectónicamente, es una de las casonas más deslumbrantes de la provincia de Buenos Aires. Pero también es un lugar cargado de la historia familiar de sus habitantes, además de elementos de uso cotidiano de hace un siglo atrás que se mantienen intactos, como si no hubiera pasado el tiempo.


Esta residencia, situada en General Paz 405, en pleno corazón de Temperley, perteneció a Bernardo Grampa y actualmente sigue en propiedad de sus descendientes.
Fue construida en un cuarto de manzana a partir de 1910, en el lapso de cuatro años, por los arquitectos Marchesoti y Bressan, como una réplica exacta de una villa italiana renacentista. Y ahora forma parte del patrimonio histórico y cultural de Lomas de Zamora.


Bernardo Grampa, dedicado al negocio de la construcción y ya con “una pequeña fortuna”, había llegado a Argentina en 1886 proveniente de Lago di Como, Italia, junto a su esposa María Julia. Se estableció en el barrio porteño de La Boca, donde abrió un corralón de materiales. Posteriormente, debido a los reiterados brotes de la fiebre amarilla que asolaban a la población de la ciudad de Buenos Aires causando incertidumbre y temor, decidió alejarse hacia el sur de la provincia. Fue entonces cuando recaló en Temperley, un típico barrio inglés que progresaba junto al desarrollo del ferrocarril, el cual le permitió expandir la distribución del carbón vegetal. 
Tuvo 6 hijos, después nietos y biznietos, a los que no le faltaron espacios para corretear libremente. La casona tiene una planta baja con 8 habitaciones, toilette y cocina, mientras que el primer piso posee 7 habitaciones y dos baños. Todo el mobiliario, cerramientos y adornos fueron traídos especialmente de Europa por catálogo, y hoy la propiedad se mantiene con su magnitud y esplendor como hace 100 años. 


Actualmente abre sus puertas al público, previa cita, para recorrer sus jardines e interiores, conocer su historia relatada por sus actuales propietarios , bisnietos de Bernardo Grampa, y luego disfrutar de una merienda en el gran salón y un show lírico.

Miembros de la Sociedad Victoriana Augusta Argentina durante la visita a Villa Grampa



Gran Salón de Villa Grampa, dispuesto para la merienda

Con la mantelería y vajilla original de época del 1900, disfrutamos de una deliciosa merienda que incluyó tortas, sandwiches y otras delicias caseras.


El dúo Tenoreon, formado por la soprano Claudia Piccolo y el tenor Marcelo Torreblanca, tuvo a cargo un hermoso espectáculo lírico, interpretando arias de ópera, canzonettas napolitanas y zarzuelas, y amenizando la reunión entretenidas anécdotas que dieron testimonio de su experiencia.

Miembros de la Sociedad Victoriana Augusta Argentina junto al dúo Tenoreon

Resultó otra hermosa oportunidad para visitar parte de la historia social Argentina, esta vez relatada por una casa y sus habitantes.


A nuestro regreso a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, disfrutamos de un paseo por Avenida Corrientes, mezclándonos con la gente que concurre a los teatros o simplemente salen a pasear por una de las calles mas concurridas y conocidas de esa ciudad.




martes, 9 de julio de 2019

Charla en el Museo de la Historia del Traje



Una hermosa actividad la que compartimos días antes de un nuevo aniversario de la Independencia de nuestro país, Argentina, en el Museo Nacional de la Historia del Traje en la Ciudad de Buenos Aires, donde nos convocaron para brindar una charla para reflexionar sobre la vestimenta utilizada en el período Independentista entre 1780 y 1825, a partir de nuestra experiencia como recreacionistas.

Flyer difundido por el Museo de Historia del traje en las redes como comunicación del evento 

En el marco de la charla denominada "Mitos y Verdades sobre el 9 de Julio de 1816, por la Sociedad Victoriana Augusta Argentina", realizada el día Sábado 6 de Julio a las 16:00 hs, y luego de una breve presentación de nuestra Asociación Cultural y explicar acerca de que se trata la recreación histórica, expusimos una síntesis de nuestros estudios e investigaciones sobre la moda de ese período, desmitificando conceptos erróneos arraigados en la sociedad a partir de imágenes propuestas por libros y revistas destinadas a un publico infanto-juvenil acerca de las prendas que usaban damas y caballeros de esa época. Aun en actos escolares se continúa representando incoherentemente a las "damas antiguas" con crinolinas y grandes peinetones, elementos de modas posteriones al período que se pretende presentar(la crinolina de mediados de siglo XIX y los peinetones propios de la moda rioplatense de la época de la Confederación).


Mediante nuestra recreación de la moda y una presentación compuesta de gráficos conceptuales, líneas de tiempo, citas de textos testimoniales de la época  y fotografías de litografías y grabados de la época, intentamos dar una imágen históricamente correcta a la concurrencia acerca de la moda Regencia/Imperio que se usaba durante ese período, y los tintes locales que se manifestaban tales como el rebozo femenino (mantilla con la que se envolvían las damas sobre la cabeza, sin una peineta),el traje negro de Iglesia de clara influencia hispana, la aparición del pantalón masculino contra los calzones propios de la moda colonial, y el rol que cumplía la vestimenta para los diferentes actores sociales.


Compartimos citas , por ejemplo, sobre Belgrano, y el cuidado que daba a su atuendo, digno de un Dandy:

"El General Belgrano hacía ostentación de costumbres e ideas enteramente republicanas... vestía como un subalterno, y el ajuar de su caballo no se diferenciaba de otro cualquiera. Cuando en el año 16 volvió al ejercito luego de su viaje a Londres había variado; vino decidido por la forma monárquica, sus maneras eran algo aristocráticas, y vestía como un elegante de París o Londres." -Según relata el General José María Paz en sus "Memorias"- "En los años 1812, 13 y 14, el general Belgrano vestía del modo mas sencillo, hasta la montura de su caballo rozaba la mezquindad. Cuando Volvió de Europa, en 1816, era todo lo contrario, pues aunque vestía sin relumbres, de que no gustaba generalmente, era con un esmero no menor del que pone en su tocador el elegante mas refinado, sin descuidar la perfumería."(*1)

Y también observaciones de viajeros, como John Barber Beaumont (*2) o del francés Alcides d'Orbigny, llegado a Buenos Aires en 1827, dando testimonio de las nuevas tendencias de la época en lo que a indumentaria se refiere:

"Los sastres y las modistas son todos ingleses o franceses. Sobre todo, lo son los trajes para ambos sexos, y siempre al mismo gusto, con algunos meses de atrazo, porque al menos necesitan el tiempo necesario para la travesía". (*3)

En un sentido mas amplio se habló sobre costumbres de la vida cotidiana, las tertulias y saraos como espacios sociales, el rol de la mujer durante esa época y como todas esto se reflejó en la vestimenta.


Al finalizar la charla muchos de los asistentes se nos acercaron para ahondar mas sobre algún tema, exponer algunas preguntas mas y sobre todo felicitarnos por la labor de dar a conocer nuestra historia a partir de la recreación, sin una gran motivación para seguir adelante con esta tarea que emprendimos desde Augusta Argentina hace ya una década.


(*1) Cita de Gral. PAZ, José María. "Memorias", extraída del libro "Que tenían puesto. La moda en la Historia Argentina" de BALMACEDA, Daniel, Editorial Sudamericana, 2018. 
(*2) BEAUMONT, John Barber. "Travels in Buenos Ayres, and the adjacent provinces of the Río de la Plata", London, James Ridgway, 1828.
(*3) D'ORBIGNY, Alcides. "Voyage pittoresque dans les deux Ameriques", publicado en París en 1836.



viernes, 3 de agosto de 2018

Recreación de la Evolución de la Moda del Siglo XIX

Finalmente he completado la línea de tiempo de la evolución de la moda masculina del siglo XIX con los atuendos que he realizado para los distintos eventos en los que he participado recreando distintos períodos de la época Victoriana.


El último que faltaba era el atuendo Romántico, y puesto que ya lo he realizado y usado, supongo que de ahora en mas no me quedará otra que modificarlos y mejorarlos para futuras reuniones, pues la idea es seguir aprendiendo sobre patrones y técnicas de costura de esa época.
Aun faltan confeccionar algunos atuendos para Madame Skoczynska, asi es que probablemente mis próximos proyectos sean aquellos que completen la línea femenina.

12ª Reunión SVA Argentina - Recreación Período Romántico 1830 a 1840

Con motivo de la décimo segunda reunión anual de la Sociedad Victoriana Augusta Argentina, recreamos el período Rómantico, alrededor de 1830 a  1840, período en el cual  nuestro país transitaba los años de la “Confederación Argentina”.
Para la ocasión optamos por elegir dos escenarios de la sociedad de entonces: las pulperías y las quintas.
Nos reunimos en el Barrio de San Telmo de la ciudad de Buenos Aires, por entonces sitio de las residencias señoriales que databan desde la época de la colonia.
Tuvimos la suerte de ser recibidos en la "Antigua Tasca de Cuchilleros",situada en una de las pocas viviendas coloniales que siguen en pie en Buenos Aires. La construcción data de alrededor de 1730. 
Esta casa construída antes del Virreinato del Río de la Plata fue testigo de las fiestas de proclamación de los Reyes Fernando VI (1747) y Carlos III (1760), las Invasiones Inglesas (1806/1807-TUNEL), la Revolución de Mayo (1810), la Jura de la Independencia (1816), la anarquía de los años 20, el período rosista y la mazorca (1830-1853), la organización de la Nación (desde 1853) entre muchísimos otros sucesos.


Vista de la construcción hacia 1930 y vista actual de la construcción recuperada 
Restaurante- Parrilla "Antigua Tasca de Cuchilleros"

Vistas del ingreso y patio

Una Tasca, denominación de origen español, es un establecimiento similar a una taberna: un local modesto en el que se sirven bebidas alcohólicas, y a menudo comidas y tapas. 
En honor a ello recreamos un almuerzo informal, como aquellos que tendrían los viajeros de paso en un establecimiento de este tipo.



El día nos recibió con lluvia,y aunque hubiese sido encantador almorzar en el patio bajo las enredaderas, nos reunimos en el salón  que antiguamente albergaba una Pulpería.

El grupo se componía por Lady Evangeline (quien una vez mas se encargó de la organización del evento), Mme. Skoczynska, Mmlle. Tatiana, las Señoritas Pilar y Liliana, la Señora Crespo, Don Sebastián y su servidor, Mr. Grantham.


 Mr. Grantham y Mme. Skoczynska

Haciendo honor a la Confederación, algunos llevamos nuestras Divisas Punzó, por lo que se podría decir que se trató de un almuerzo de Federales, en el cual el menú-aprovechando que se trata de una de las especialidades de la Tasca- fue una Parrillada.


Como en cada reunión compartimos conversaciones sobre hechos históricos y curiosidades de la época, promovido por una gacetilla como edición especial de “La Columna Augusta”, edición periódica de la Sociedad Victoriana Augusta para proveer una contextualización del período recreado fechados el 7 de Julio de 1840, en el que se presentaba a la Argentina durante la Confederación y el Romanticismo, sumado a una reseña del sitio que nos convocaba, la extravagante moda de los Peinetones Rioplatenses, y las trágicas historias de algunas damas que desafiaron lo establecido por la sociedad de entonces como Camila O'Gorman o Margarita Oliden, quien vivió en el edificio donde nos reunimos durante el período recreado.

Tapa y contratapa de "La Columna Augusta", 1840

La sala aún conserva las cabriadas restauradas del techo original, y la chimenea de la pulpería, sin embargo para huir del frío invernal nos reunimos en torno a una salamandra.

Lady Evangeline al calor de la salamandra

Luego de la sobremesa, y ya que la lluvia persistía impidiéndonos salir a pasear por las calles de San Telmo, aprovechamos para realizar una visita guiada por la antigua casona, que nos resultó agradable y sorprendente, pues lo que habíamos visto hasta entonces ocultaba debajo un complejo arqueológico compuesto por túneles subterráneos y un pozo de excavación en el que se han recuperado mas de 5000 piezas como porcelana, botellas, botones, cascos de balas entre otros objetos que datan desde 1670 hasta mediados del siglo XX, las que se hallan expuestas en nichos del túnel abovedado restaurado.
El grupo junto a Ana María, quien guiaba la visita por la casa-museo y el túnel

Quien guiaba el recorrido, Ana María, nos relató la historia de la casa y de los túneles que recorrían gran parte de la zona, construídos desde la colonia como lugares para resguardar los valores, como medio de escape y también de contrabando. 
La historia de esta casa cuenta que en los tempos de la Confederación vivió allí Margarita Oliden, hija de un sargento de la Mazorca del gobernador Juan Manuel de Rosas. El padre comprometió a Margarita con Ciriaco Cuitiño, jefe de la Mazorca, pero ella estaba enamorada de un payador llamado Juan de la Cruz Cuello. La joven se habría fugado de su casa mediante un pasadizo subterráneo que la conectaba con la Iglesia de Nuestra Señora de Belén. Escapó con su amante, pero fueron perseguidos por las fuerzas de Cuitiño, que los encontraron en la localidad de Luján. Allí Margarita fue herida de muerte por un balazo, y fue llevada de nuevo a su hogar, donde finalmente murió.


Recorriendo las salas de la casa aprovechamos para evocar momentos de tertulias sociales en torno a la mesa o el piano.







Al concluir la visita, y felicitar a los propietarios del establecimiento por la maravillosa tarea que llevan adelante -no solo como Restaurante, sino también como sitio de interés cultural y testimonio de la historia viva de la ciudad- , nos despedimos por la tarde para reunirnos al día siguiente, esperando que el clima nos acompañara en nuestra excursión a una quinta.

La Señora Crespo despidiéndose bajo la lluvia

Por la tarde nos esperaba otra cita a la que me referiré en otro posteo: el Winter Ball del Club del libro de Jane Austen Argentina, así es que de descanso poco.
Temprano el domingo emprendimos viaje a San Isidro, para visitar la Quinta Los Ombues. 
El casco histórico de San Isidro conserva numerosos inmuebles de gran valor patrimonial, entre los que se destaca particularmente la quinta "Los Ombúes" por su antigüedad, por la sucesión de las personas relevantes que la habitaron y por su privilegiado enclave sobre las barrancas junto al Río de la Plata.



En sus puertas nos recibía un día frío pero soleado, ideal para realizar el paseo.


Lamentablemente no pudo asistir Mmlle. Tatiana en esta ocasión, pero se nos unieron la Señorita Sol y Don Rodrigo Martín Gutierrez, representante de la milicia del bando Unitario.


El propietario más antiguo de la chacra donde se emplaza la Quinta Los Ombúes fue Pedro de la Torre, quien recibiera la parcela en 1580 con el reparto de tierras de Juan de Garay.
En 1784 Cecilio Sánchez de Velazco, Alcalde de primer voto del Cabildo de Buenos Aires, compró la propiedad y, en 1812, la heredó su hija, la célebre Mariquita Sánchez de Thompson quien la vendió en 1829 a Rosa Azcuénaga de Santa Coloma, cuya familia tuvo destacada actuación durante el virreinato.

La casona original del período virreinal -con aportes en su arquitectura realizados entre los siglos XVIII y XX- fue testigo, según la tradición, del paso de figuras de trascendencia como José de San Martín, Juan Martín de Pueyrredon y Manuel Belgrano, en la época en la que Mariquita Sánchez de Thompson fue su propietaria.
Con los años llegaría a manos de la familia Beccar Varela, que vivió allí hasta el año 2005 conservando en sus espacios la memoria de los acontecimientos familiares. Cumpliendo el deseo del Dr. Horacio Beccar Varela, se dona la Quinta "Los Ombúes" a la Municipalidad de San Isidro, haciendo posible que esta propiedad albergue al Museo, Biblioteca y Archivo Histórico de San Isidro.


El paseo comenzó por el patio, con vistas a las barrancas y al Río de la Plata. Allí nos reunimos para disfrutar del sol y la conversación.



Las vistas panorámicas tanto de la casona, rodeada de galerías que albergan antiguos armamentos y carros, como de los jardines hacia las barrancas, propiciaron un momento contemplativo.



Luego recorrimos la casa y aprovechamos el espectacular patio central, tipo andaluz, para reunirnos en torno al aljibe para conversar e intentar recrear un baile.




Y aunque quizás faltó la lectura de alguna obra del romanticismo para completar el cuadro, evocar a Echeverría o a Elizabeth Barrett Browning, o quizas entonar alguna pieza de Schubert, o dar unas pinceladas como Delacroix, una vez mas quedamos satisfechos por la experiencia de haber visitado otros lugares en otro tiempo.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Sombrero de copa - Historia y confección

El sombrero de copa, o sombrero de copa alta,​ coloquialmente llamado galera​  o chistera​, es un tipo de sombrero alto, con la cima plana y el ala amplia usado por los hombres a lo largo del siglo XIX y comienzos del XX, siendo ahora utilizados solamente con etiqueta de día o conjunto formal de noche.

Algunos historiadores de moda dicen que el primer sombrero de copa fue fabricado por el sombrerero inglés John Hetherington en 1797, y que tras lucirlo por primera vez fue detenido por escándalo público -con multa de 500 libras- y las mujeres se desmayaban al verle pasar con una pieza así de brillante.
Por otro lado existe la opinión de que no fué invención de un solo hombre en un momento determinado de la historia, y considerando al sombrero de copa, como cualquier otro complemento del vestir es el producto de una larga evolución. En efecto, los altos sombreros fueron habituales entre los gentilhombres, gobernantes burgueses y clérigos luteranos de los Países Bajos durante el siglo XVII. 
Miniatura - Acuarela y guache sobre vitela. Hacia 1635. 

Se cree que el sombrero alto de copa, tal y como lo concebimos hoy, aparece en Estados Unidos por herencia de los primitivos colonos holandeses en la segunda mitad del siglo XVIII. El embajador de este país en la corte de Luís XVI y futuro presidente de los Estados Unidos de América, Thomas Jefferson (1743-1826), durante su estancia en Francia entre los años 1785 a 1789, popularizó este tipo de sombrero entre la población parisina y pronto será adoptado como prenda sinónima de elegancia prontamente difundida en Inglaterra y por extensión a toda Europa.
El sombrero de copa y alas de fieltro negro, representó ciertamente una novedad en el París revolucionario que pronto va a sustituir los viejos tricornios del antiguo régimen, siendo adoptado por algunos miembros de la convención nacional termidoriana y considerándose  como una prenda renovadora afín a las nuevas ideas traídas por la primera república francesas entre los representantes del directorio y burgueses de las provincias más desarrolladas de Francia.
Caballero época directorio. Hacia 1795.
Miniatura de Henri Pérès ó Pérez, artista español que trabajó en Francia, activo entre 1790 y 1815. 

Se hicieron muy populares en Europa en la década de 1820, fabricados con fieltro hecho de piel de castor, y aumentando en volumen y altura, alcanzando los 20 cm de copa.
1. "El caballerizo Pietro Sailer con sombrero de copa ante un paisaje", c. 1830 (Escuela Italiana- Acuarela y guache sobre papel )- 2. Sombrero de Copa de piel de castor, c. 1832 The Los Angeles County Museum of Art - 3. Sombrero de Copa de piel de castor, c.1820-1825 The Philadelphia Museum of Art- 4. Ilustración de moda, c.1830

A mediados del siglo XIX, el sombrero de copa adopta infinidad de formas y tamaños: versión recta en tubo, altas y bajas de copa, cónicas, de copas plegables, y con frecuencia más altos que la chistera habitual, como lo demuestra un grabado del ilustrador y caricaturista francés J.J. Grandville (1803-1847), autor de diversas series de litografías satíricas.
Grabado de Grandville. Sombreros de copa. En este grabado se pueden apreciar la gran variedad de formas y tamaños que adoptó el sombrero de copa. Un sombrero totalmente popular. Extraído del La moda. Historia del traje en Europa de Max Von Boehn. Tomo sexto. Salvat Editores. Barcelona. 1929. Biblioteca Martínez Lanzas-de las Heras

Más adelante, debido a la influencia de príncipe Alberto de Inglaterra, se popularizó el uso de sombreros de copa realizados en seda. 
La Reina Victoria y el Príncipe Alberto (con sombrero de copa de seda)-
Sombrero de copa de seda, c.1892 McCord Museum Montreal

En las primeras décadas del siglo XIX tambien eran muy usados aquellos realizados en paja o telas mas livianas para el uso diurno, en el campo o actividades recreativas.
1. Ilustración Costume Parisien- 2. Gentleman's Top Hat of Raffia and Silk. French, c.1820 - 3. Top Hat , NYC, c. 1840-1850

El sombrero de copa, varió en su forma y en la amplitud de sus alas a través del tiempo. Entre las décadas de los años treinta y cincuenta del siglo XIX, el alto sombrero de copa era la expresión más convincente de la clase social a que pertenecía.

En el último tercio del siglo XIX, el sombrero de copa dejó gradualmente de estar de moda. Las clases medias adoptaron los bombines y los sombreros de fieltro suaves, que eran más convenientes para la vida en la gran ciudad, así como más convenientes para sus economías limitadas. Su uso se fue restringiendo para los grandes eventos: estrenos de óperas, bailes de sociedad, veladas literarias, carreras de caballos, tomas de posesión de un cargo político, etc. El sombrero de copa necesitaba ser hecho a mano por un experto sombrerero y solo podía estar al alcance de las clases altas de la sociedad. Solo por encargos eran confeccionados para todos aquellos que lo requerían, siempre de ala plana y en seda. Un comercio que poco a poco iba desapareciendo.
Tras el final de la Primera Guerra mundial, el sombrero de copa se había convertido en una rareza en la vida diaria. No obstante, su uso permaneció de manera formal como complemento inseparable del esmoquin o el chaqué, en acontecimientos donde se exigen traje de etiqueta, especialmente en ciertas áreas, tales como la política y la diplomacia internacional.

Durante el tiempo que llevo recreando la moda del siglo XIX, he adquirido un sombrero de copa de fieltro de color negro, que me ha servido para complementar mis atuendos de casi todos los períodos.

Sin embargo para el período romántico preferí incluir en mi atuendo un sombrero con un color mas claro y una copa mas alta. Al no conseguir uno para comprar en Córdoba, me dispuse a realizarlo, tomando algunas ilustraciones y fotografías como modelo e inspiración.

Teniendo en cuenta que no cuento con las herramientas para realizarlo en fieltro (mucho menos en piel de castor), opté por tela. Dado que la seda resultaba muy elegante para el atuendo y por otro lado algo difícil de trabajar, opté por un lino de tapicería.
Al construir un modelo "Recto" realicé tres piezas en entretela: el desarrollo del alto de la copa (al que reforcé con otra capa de panamina), la tapa y el ala al que le calé el fondo.

Para asegurar la rigidez de la estructura cosí aros de alambre por el contorno de la tapa y el exterior e interior del fondo. Luego cosí el desarrollo del alto a los aros de alambre, dejando la costura en la cara posterior del sombrero.
Corté la tela- en este caso lino de tapicería- usando el mismo molde para el desarrollo del alto, la tapa y dos piezas de"alas ", las que cosí a la estructura armada en entretela.

Para cubrir las uniones entre las piezas al borde del ala y en la base de la copa de tela usé bies de algodón marrón.

El forro interior está realizado en raso rojo, recordando un sombrero de copa que ví durante mi visita al Museo Histórico Provincial de Rosario “Dr. Julio Marc” (en el que se exhibe una interesante colección de objetos de la época con la iconografía rosista), cuyo interior estaba forrado en tela de color rojo e incluía un retrato de Rosas en la parte inferior de la tapa.

Impaciente de poder lucirlo, tuve que probármelo terminado, aunque sin el resto del atuendo.


Fuentes:
http://colecciondeminiaturas.blogspot.com.ar/2016/05/historia-del-sombrero-de-copa.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Sombrero_de_copa_alta