viernes, 15 de julio de 2016

Chaqué o Morning Coat, hacia finales del siglo XIX

Completando el ultimo atuendo proyectado para el próximo evento de recreación civil del período cercano al año 1880, dediqué la última semana de mis vacaciones para confeccionar un nuevo Chaqué o Morning Coat.
Morning coat and lounge suits c. 1895 

Ya he hablado del origen y uso de esta prenda en una entrada anterior, pero se trata de la prenda de día más ceremoniosa del vestuario masculino, puesto que su uso esta admitido solamente por la mañana y hasta el atardecer (más o menos, las 19.00 horas). 
Aparece como prenda en el vestir masculino alrededor de 1845. Según algunos autores, su origen se debe a la adaptación que para montar a caballo realizaron los ingleses a la levita. Otros, atribuyen su diseño a las casacas de la marina británica de mediados del siglo XVIII. Una vez generalizado su uso para los conjuntos de monta, se extiende poco a poco la aceptación de poder usarla como prenda en la mañana (de ahí su denominación en inglés).

Pinturas de Jean-Beraud (París, alrededor de 1880), detalles de caballeros 
usando Chaqué en eventos sociales diurnos, paseos y reuniones de negocios.

Algunas de las características de esta prenda son el frente curvo de los faldones, quedando la "cola" detrás, no tan estrecha y más redondeada que el frac. 

Confeccionados generalmente de paño de lana, sus colores eran sombríos y oscuros, podían utilizarse, al principio, con pantalones de distintos tonos, incluyendo rayados, a cuadros, etc., hasta que a finales del siglo se establece su uso con pantalón gris oscuro y chaleco del mismo género y color que la chaqueta.
Chaqué o Morning coat, entre 1880-1900

Por su similitud con el frac y la mayor comodidad que brindaba, el Chaqué comienza a ser utilizado en actividades formales de carácter diurno: recepciones familiares (que no sean de noche), bodas, bautizos y recepciones oficiales que no exigieran el uso del frac.
Vestuario de la película "La edad de la Inocencia",
 diseñado por Gabriella Pescucci

Puesto que ya tengo una chaqueta mas corta con ribetes negros, me avoqué a realizar otra con cola mas larga y formal, complementándola con pantalones rayados oscuros y un chaleco gris cruzado, para usar en las actividades que requieran mas formalidad en la próxima reunión anual de la Sociedad Victoriana Augusta Argentina, como los almuerzos o meriendas.
El Chaleco cruzado con doble prendedura está realizado en satén al frente y vistas, espalda de tafeta gris Pied-de-poule, y forro de raso gris.

Frente y espalda de chaleco cruzado para Chaqué

En esta opotunidad no adapté patrones de otras Chaquetas (dejé descansar un poco a The cutter's practical guide) sino que inspirado en la forma y confección de la época, y recurriendo en parte a la técnica de Moulage, trabajé directamente sobre un maniquí con una muselina para generar los patrones de las distintas partes de la chaqueta, por lo que el ajuste de la misma fue mucho mas cercano a las medidas de mi cuerpo.
Frente y espalda de chaqueta para Chaqué

Opté por un modelo de botonadura normal de un botón, de modo que se exhiba el chaleco y se diferencie mas del modelo de tres botones y cuello pequeño que ya tengo. 
Está realizado en Sarga Gris oscuro, lo que no lo hace tan ceremonioso, con forro de raso gris oscuro. Originalmente iba a colocarle ribetes  de terciopelo negro en el cuello y bolsillos, pero me pareció que le restaba formalidad y hacía que se parezca mucho al otro, de modo que realicé el cuello con terciopelo negro. 
Los botones son metálicos con motivos heráldicos.
Detalle de terciopelo en el cuello del Chaqué

Como complementos de las prendas usaré sombrero de copa o chistera negra, zapatos negros con spats blancos, y realicé para este atuendo una corbata de plastrón y pañuelo de bolsillo de seda con un estampado de Cachemira o Paisley en tonos grises.
Otros accesorios son el alfiler con perla para trabar el nudo, el reloj de bolsillo con cadena, y sería muy feliz si consiguiera un monóculo.

Este modelo de Chaqué es el que se fué popularizando hacia finales del siglo XIX, y salvo por algunos detalles es similar al que se utiliza actualmente como prenda protocolar del vestidor masculino, o para bodas y entierros. El color negro es el mas ceremonioso, admitiéndose el color gris en actos matutinos o incluso por la tarde si el nivel de formalidad no es excesivo.
La chaqueta mantiene la parte delantera mas corta y curvada que termina en faldón por atrás, pero las solapas solamente son de punta. Se abrocha con un doble botón a modo de gemelo aunque también existe con botonadura normal. 
Se lleva con chaleco gris, de una fila de botones o cruzado, de 3 o más botones. Para los entierros deberá ser negro. Para las bodas, blanco, en seda o piqué.
El pantalón “de corte” será siempre de finas rayas verticales, negras y grises, sin vuelta. El tejido puede ser tanto estambre, como cheviot.
El complemento clásico para el chaqué continúa siendo el sombrero de copa o chistera, negro o gris, en pelo o seda brillante.
Con el chaqué no se lucen condecoraciones, aunque se admite una sola condecoración en miniatura y en la solapa izquierda. 

Fuentes:
https://protocoloalavista.wordpress.com/2012/11/03/indumentaria-protocolaria-ii/
https://vestuarioescenico.wordpress.com/2013/03/21/el-traje-burgues-masculino-la-era-victoriana-parte-i-1840-1860-conjuntos-de-medio-vestir/

2 comentarios:

  1. Un conjunto elegantísimo. Te estás convirtiendo en todo un maestro de la sastrería.

    ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedrete! Ya tengo que ponerme para cualquier evento formal de día, solo queda esperar por las invitaciones!jajaja... Abrazo grande!!!

      Eliminar