sábado, 31 de octubre de 2015

Atuendo de día - Moda Victoriana (de 1840 a 1860): La Levita

De acuerdo a lo expuesto en mi anterior posteo, encaré la realización de mi atuendo de mediados de siglo XIX.
Ya he comentado sobre mi chaleco bordado y el smoking cap, pues bien, ahora me propongo presentar una pieza fundamental del vestuario masculino de mediados de siglo: la Levita.

La levita es una prenda masculina que cubre el cuerpo casi hasta la rodilla. Como otras prendas masculinas, la levita proviene de la indumentaria militar, en concreto de la casaca, conservando su longitud y la raja trasera para para poder montar a caballo, llegado el caso.
Si bien no es una prenda que surge en este período(ya estando muy de moda desde principios de siglo y el Romanticismo), es entonces cuando las solapas comienzan a reducirse progresivamente, con respecto a modas anteriores, distinguiéndose además el uso de la levita con faldón frontal para ocasiones formales diurnas , y sin estos faldones para galas (la levita de frac). 
Ilustración de moda-(c.1843)

Luego se irá acortando el largo del faldón y redondeándose al frente, para dar origen a la levita del Chaqué, prenda característica del siguiente período (1860 al 1900), y del que ya he posteado anteriormente.

Para la confección de este atuendo elegí una paleta en los tonos marrones, con un toque de color en el chaleco, puesto que los colores que predominaban en la moda masculina de este período eran oscuros. 
Lo primero, para lograr recrear la silueta masculina de la época, realicé un corset para hombre, basándome en ilustraciones de la época. La principal diferencia con el femenino es que es mas corto tanto hacia el pecho como hacia la cadera(en el maniquí parece mas largo, porque el largo del torso es un poco mas corto que el mío, así como no logra ceñir lo suficiente la cintura, quedando algo flojo a los lados de la cadera). Para hacerlo elegí un lienzo de algodón grueso.










Aunque tentado a realizar una camisa con pequeños volantes en el pecho, preferí algo mas sobrio y discreto. Investigando, encontré modelos de camisas con pecheras tableadas, que me parecieron mas apropiados a la época, pues los volantes ya estaban cayendo en desuso.
Modelos de camisa

Así recree una camisa con pechera tableada, abotonadura cubierta tras una solapa y cuello alto desmontable y rígido, realizándola en batista blanca.


Puesto que el atuendo está pensado para ser usado en verano, tuve que resignar los pantalones de Tartán o Príncipe de Gales de lana, y de acuerdo a uno de los modelos que me sirvió de inspiración, opté por un pantalón beige, con detalles a los lados de botones y cintas, y piernas ceñidas con tira para enganchar bajo el pié.



Del chaleco ya he hablado con anterioridad. Está realizado en tafetán violeta, bordado a mano en el pecho, vistas de solapas y correa para ajustar a la cintura, con motivos florales inspirados en un modelo de la época, y forrado con raso violeta.



Como accesorio realicé un moño en tartán en tonos de beige y negro, que armoniza con el color del pantalón.

La levita está inspirada en un Froc coat con doble abotonadura, también llamado "Prince Albert".
Modelos de Levita o Frock Coat

Solo que preferí hacerle abotonadura simple porque es mas representativa de esta época- el "double-breasted", doble abotonadura o cruzada, se pondría de moda hacia finales de la década del 50- y además pretendía darle una apariencia mas informal, pues está pensada como prenda de vestir de día (el"double-breastedy las solapas con picos son características de la levita usada en ocasiones formales).

Para confeccionarla opté por usar brin de algodón color marrón, con forro y vista de solapas en tafeta con una fantasía de pequeños rombos.



Tanto en el pecho, como en puños y en la parte posterior de la cintura realicé bordados con cordón para realzar la prenda. Era muy común encontrar este tipo de detalles de inspiración militar en atuendos victorianos, tanto en prendas del vestuario masculino como del femenino.
Detalle de bordados en pecho y puños

Detalle de bordado en espalda

Estando completo de pies a cabeza (pues como accesorio va mi smoking cap), aún no he tenido la oportunidad de usarlo en un evento, y si bien tenemos programada la reunión anual de SVA Argentina para fines de Noviembre -en la que recrearemos la moda y costumbres de la sociedad de 1840 a 1850-, era toda una tentación probármelo para sentirme, al menos por un instante, un personaje de alguna novela de Dickens... "Apenas el sol, puntual sirviente de todo el universo, apareció en el horizonte iluminando la mañana ... Mr. Samuel Pickwick, surgiendo como otro sol de las sábanas de su lecho, se levantó, abrió la ventana de su alcoba y miró el mundo que se agitaba bajo sus pies."... Puedo afirmar que ya estoy preparado para otra aventura!


2 comentarios:

  1. Así hubiera querido lucir yo y no lo conseguí ni a tiros. No dejo de maravillarme cada vez que me asomo a este blog y contemplo las maravillas que realizas. No sabes cuanta envidia me da lo bien que trabajas y que tengas la suerte de lucir estas magníficas prendas en las recreaciones en las que participas. ¡Me muero de ganas por volver a tener tiempo y presupuesto para seguir cosiendo!

    ¡Un abrazo enorme y mi más sincera enhorabuena, querido Hernán!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedrete! No imaginas la alegría que me provoca leer tus comentarios (excepto lo de la envidia! jajaja) Cruzo los dedos por que encuentres ese tiempo, pues harías cosas magníficas con él!
      Abrazos!!!

      Eliminar