martes, 9 de febrero de 2016

El bastón: marcando el paso de un caballero

Complemento del vestuario masculino, cuyo uso tuvo su apogeo durante el siglo XIX, el Bastón ha acompañado al ser humano en su evolución desde el principio de los tiempos: desde su uso habitual y funcional como apoyo, elemento de medida o arma de defensa, hasta usos y significados mas complejos como instrumento de juego, artículo mágico e instrumento ritual, insignia de autoridad y mando o signo de dignidad y estatus. 
Si bien se define al bastón como una especie de vara hecha de madera (aunque también puede ser de otros materiales) que se lleva en la mano para apoyarse en él y mantener el equilibrio, en el mundo simbólico, el bastón presenta una dualidad, como apoyo y como instrumento de castigo.
El uso del bastón como complemento del vestir del caballero victoriano, 
desde el período Regencia hasta la moda Eduardiana

Con el tiempo el bastón se convirtió en un signo de distinción de la aristocracia europea, el bastón pasó a ser una pieza imprescindible de la moda de la época, y muchos retratos de personajes eminentes aparecen acompañados de bastones. Aquellos que prescindían de su utilidad para facilitar el caminar optaron por bastones mas delgados, sobre todo para asistir a eventos o para realizar paseos. Napoleón fue un amante de los bastones y contó con una importante y elaborada colección.
Prendas pertenencientes a Napoleón Bonaparte que se intentaron subastar en 2014, 
entre las que se cuentan la camisa de batista bordada a mano con la inicial de la letra N que el Emperador llevó la víspera de su deceso, un mechón de pelo cortado el 5 de mayo 1821- el mismo día de su muerte- vendas, pañuelos y su bastón de marfil.

El aumento de la demanda provocó que hacia 1851, Hamburgo, Viena y Berlín se convirtieran en estratégicos centros de creación de bastones, con numerosos empleados dedicados a su elaboración. La familia Meyers se especializó en maderas y diseños procedentes de China, países árabes y especialmente Egipto, consiguiendo imponer una moda en París, Londres, Nápoles o Madrid. 
Hacia finales del siglo XIX, una tienda inglesa podía llegar a vender más de medio millón de bastones en un año y más de 4.000 personas trabajaban en la creación de bastones en Inglaterra. América, Australia, Sudáfrica y Jamaica se convirtieron en los principales suministradores de maderas como materia prima para la creación de bastones. 
Tienda de bastones y paraguas James Smith & Sons fundada en 1830 por James Smith.
Desde 1857 su tienda victoriana de New Oxford street es una auténtica leyenda 
y ha permanecido inalterada durante más de 140 años.

El bastón como arma
Dentro de su uso como arma de combate y defensa del caballero victoriano basta recordar los muscadins o los Incroyables y sus peleas callejeras  a bastonasos con los sans-culottes


Pero a lo largo del siglo XIX evolucionaría esta lucha con bastones hasta elevarlo a un arte. Así aparecen el Canne de combat o el baritsu.
El Bastón de combate (canne de combat) es un arte marcial francés que utiliza un bastón de madera como arma.
El combate con bastones tiene sus orígenes en la edad media; pero fue practicado, reglamentado y perfeccionado por nobles franceses en el siglo XIX como medio de defensa contra ataques de forajidos.
El bartitsu es un arte marcial mixto y un método de defensa personal desarrollado originariamente en Inglaterra durante los años 1898-1902, por el ingeniero británico Edward William Barton-Wright, tras un período de residencia en Japón. En 1901 fue inmortalizado (como "baritsu") por sir Arthur Conan Doyle, su nombre deriva de la contracción del apellido de su creador  y de "jujitsu".

Modelos de bastones del Siglo XIX
Además de la incorporación de cada vez más numerosas y variadas maderas procedentes de distintas especies de árboles, comenzaría la elaboración de bastones usando materiales exóticos como marfil, caparazones de tortuga, cuernos de rinoceronte, huesos de animales y pieles de serpiente, entre otros.

Los bastones exhibían hermosas tallas e incrustaciones en la vara, combinando distintos tipos de madera o metales. No obstante los había realizados en otros materiales como marfil o hueso, por ejemplo el uso de costillas de ballena o vértebras de tiburón que eran una labor típicamente naval, y solían encargarse por los capitanes de barco y sus oficiales para lucirlos cuando llegaban a tierra.

Bastones del siglo XIX realizados en materiales exóticos 
(Bastón de asta cuerno mango asta y discos cortados de varias tonalidades flexible, 
Bastón asiático de caña de bambú pomo hecho raíz de bambú tallado bulldog ojos de vidrio, 
Bastón costilla de ballena, Bastón asiático de hueso tallado, bastón de vértebras de tiburón)



En cuanto al puño del bastón, allí se exhibía la personalidad de quien lo portaba. Desde los clásicos puños curvos u horizontales, hasta piezas de gran diseño realizados por orfebres y artesanos, en maderas, metales, porcelana esmaltada, e inlcuso marfil o jade.


Algunos puños incluían accesorios como brújulas o catalejos.

Entre los diseños mas populares se encontraban las tallas con inspiración en distintos animales (desde las cabezas de sus mascotas como perros y gatos, caballos y patos para los amantes del campo, o animales exóticos, populares entre comerciantes y viajeros).

También los había con pequeños bustos, que retrataban al portador o en alusión a algún personaje célebre de la época. La conciencia victoriana sobre la mortalidad humana y la creencia en la vida eterna hizo de las calaveras una figura recurrente en los puños de bastones, constituyendo un recordatorio visual de la fragilidad de la vida.

Menos populares, y quizás para caballeros mas excéntricos, había tallas en marfil o metal, con figuras femeninas, seres mitológicos, personajes caricaturescos o de inspiración asiática. Algunos incluían sorpresas, como al quitar la mano del puño, develar un escena erótica.
El bastón no sería solo un signo de distinción de las clases más adineradas. Los hombres del campo los usaban en tareas de pastoreo, los mayores para facilitar el caminar, y una gran cantidad de damas y caballeros para realizar actividades al aire libre como paseos y excursiones, senderismo y deportes.


Un nuevo bastón para Mr. Grantham
Ya hace un tiempo pude adquirir un bastón  con puño de bronce con forma de pato, por el grosor de la vara y la contera de goma es ideal para paseos, pero desde hace tiempo ando buscando uno mas delgado y elegante como para asistir a eventos sociales.

Puesto que en Argentina los bastones se consiguen principalmente en casas de ortopedia, es bastante difícil encontrar modelos que se adecuen a una recreación victoriana, por internet hay algunos anticuarios y coleccionistas que los venden, pero los precios son elevados. Asique viendo algunos modelos que me gustaron decidí hacerme un bastón.

Utilicé una varilla de pino de 85 cm de largo, una pieza torneada de madera para la contera y masilla epoxi para moldear el puño.

Primero realicé la forma básica  en masilla, inspirándome en el modelo de puño con un busto que retrataba al portador. 
Una vez que endureció moldee los detalles como el cravat, los rasgos faciales y el cabello.
Finalmente para darle un aspecto a marfil, lo pinté con varios tonos de acrílico del blanco al siena, y luego le di una capa ligera de tinta de lustre para madera, para acentuar su aspecto envejecido. Con la misma tinta pinté la varilla para oscurecerla y darle un poco de brillo, y realicé un detalle en la base del busto y en la contera en dorado.
Etapas de la realización del puño: 
(Moldeo del busto,realización de detalles y pintura)

El resultado es un delicado bastón ideal para asisitir a paseos en la ciudad o a salones informales, que inmortaliza el paso de Mr. D.H. Grantham por el mundo del recreacionismo victoriano.
Bastón terminado y detalle del puño


2 comentarios:

  1. Me parece sumamente interesante como lograste tener tu propio bastón personalizado. La verdad te admiro como recreacionista, toda la pasión y creatividad que volcas en está hermosa actividad es digno de admiración.
    Cordiales saludos Mr. D.H. Grantham.

    Katerina Nikolaevna Románova
    (Si, ex Miss Keats)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ex-Miss Keats!!!(no estaba al tanto del cambio de identidad, pero que decir, si a medio camino abandoné a Sir Marmaduke para ser Mr. Grantham, jeje) En verdad te agradezco el comentario, y te retribuyo la admiración como recreacionista! Saludos!

      Eliminar