domingo, 6 de diciembre de 2015

Cuello bordado de Uniforme de Infantería de línea,1868-1871.

Siguiendo con el bordado, dediqué estos días a mejorar mi traje de Infantería de Linea, 1868-1871, que supe presentar en un posteo anterior (http://traslospasosdebeaubrummell.blogspot.com.ar/2014_06_01_archive.html).


Originalmente había aplicado en el cuello y puños un cordón dorado, pues aún no me animaba al bordado. Ahora que tengo un poco mas de experiencia en ese campo (o al menos me animo a hacerlo), decidí quitarle ese cordón y realizar un motivo bordado en el cuello.
Chaqueta original con cordón aplicado

Investigando sobre los motivos que decoraban el cuello de este tipo de uniformes, uno de los que mas llamó mi atención fue uno de inspiración fitomorfo, que hallé en varios uniformes Red Coat británicos.


1.Detalle del Príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha pintura "Marriage of Victoria and Albert" de George Hayter , 1840, 
2.Retrato de Alberto por John Partridge, 1840
3. Vestuario de la película "Young Victoria", 2009, 4. Vestuario de la serie " Victoria and Albert", 2001, 
5.Detalle del cuello del Uniforme de Gala del 7mo Marques de Cholmondeley, 6. Uniforme de teniente, 1912


El que pude ver en mas detalle es el uniforme de gala del mariscal de campo Douglas Haig, 1er Conde Haig, quien se desempeñó en el frente occidental durante la Primera Guerra Mundial, actualmente expuesto, junto a su colección de plata, en el Museo de Edimburgo. 

Uniforme de Gala del Mariscal de campo Douglas Haig, 1er Conde Haig (1918)

Para realizar el bordado utilicé cordón "cola de rata" dorado, y puesto que el cuello está armado con una entretela bastante rígida, no fue necesario el uso del bastidor. En cuanto a los filamentos centrales usé un cordón dorado mas grueso cosido con hilo dorado.

Antes y después

Detalle de cuello bordado

Aproveché la oportunidad también para retocar los puños, bordándoles un motivo similar.


Detalle de puño bordado

Hace un tiempo adquirí un sable para completar este atuendo, asi es que realicé el tahalí para sujetarlo al cinturón que opté por llevarlo bajo la casaca. 
Chaqueta terminada con tahalí

Probablemente recién en la próxima reunión tenga oportunidad de volver a usar este uniforme, con las mejoras introducidas,  pues planificamos recrear el período cercano a 1880. Así es que a la revisión del estudio de estos tiempos estaré avocado por estos días.

2 comentarios:

  1. Mucho mejor con estos bordados, dónde va a parar. Hay que ver lo que luce un uniforme, es una prenda eleganísima.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Si, la verdad es que queda mejor! Aunque mejor que ese cordón creo que cualquier cosa! El dorado era demasiado brillante y no quedaba bien, jaja. Y si, totalmente de acuerdo sobre lo elegante de un uniforme, hasta la postura cambia al vestir uno! Abrazo Pedrete, y como siempre gracias por tus comentarios!

      Eliminar